domingo, 11 de mayo de 2014

COCA-COLA, COCA-COLA LIGHT Y PEPSI MAX

Una Cocacola cherry me estaba tomando para sofocar el bochorno de la tarde nublada en la andanada, cuando rompió a sonar España Cañí, y comenzó el paseíllo. La cocacola cherry es una de esas pijadas que ves en ciertos supermercados y la pillas "pa vé como está esto". No le llega ni a la altura de los zapatos.

Y hablando de refrescos, ayer vimos Cocacola, Cocacola light y Pepsi max.
Ángel teruel tomó el papel de la light, al principio gustó, aunque para mi gusto le faltó apostar y dar el paso difinitivo, no quedó duda de un gusto exquisito y querer torar como se ha hecho toda la vida. Casi nos convenció que era cocacola con "to sus avíos". En su segundo toro, se puso pesado con un toro de pocas opciones, y terminó sin terminar de convencer, sin gas y con el sabor diferente de la bebida light.
Miguel Tendero fue una Pepsi Max, un exceso decafeína y por tanto de velocidad y toques bruscos sin relajarse ni reposarse en ninguno de su lote. Sus dos toros sosotes y poca fuerza y tendero atropellado con las escasas embestias que ofrecieron.
Juan de Álamo fue como la cocacola lo que a todo el mundo le gusta, lo que no pasa de moda, lo que con su fórmula secreta convence a todos, y una cocacola de verdad. Con una dimensión de autética figura del toreo amarro a un incierto y huidizo sobrero del vellosino por bajo, al que después toreó mandando, parando y templando, sobre todo por la derecha. mató de estoconazo y cayó una oreja de ley. Su segunda faena, en la que el toró le dio un aviso, tiró de valor, oficio e incluso gusto, pero el fallo a espadas le privó de salir a hombros. Cuidado con de Álamo.
Cocacola no patrocina este post.
Esta tarde la de Escolar! :)

@Sergiogordilloh

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada